El verano es una época que puede dañar y castigar mucho el cabello. Por eso es vital hacer una preparación previa antes de la temporada veraniega y una reparación posterior.

Durante los meses de verano nuestro cabello está expuesto al sol, el mar, a los productos químicos del cloro de las piscinas, y otros factores externos que pueden perjudicar al cabello.  Para evitarlo hay una serie de rituales que disminuyen los posibles daños.

 

  1. Cortar las puntas cada dos/tres meses
  2. Hidratación: Es fundamental tener el pelo hidratado siempre, pero más en verano para poder combatir todos los factores externos que afectan al cabello. Para ello es vital hacer una serie de tratamientos hidratantes, acompañados de los productos complementarios. Champu y acondicionador Hidratante para uso diario y una mascarilla de hidratación intensa para una vez por semana )
  3. Utilizar protector solar capilar: Protege y nutre el cabello. De la misma manera que utilizamos cremas solares para proteger la piel, también debemos utilizar los productos específicos para proteger el cabello del sol, el mar, etc. Es imprescindible para cabellos teñidos. También es recomendable cubrir el cabello con una gorra/sombrero y llevarlo recogido.